Articulos

Explotación animal y contaminación: la crueldad silenciada y el camino hacia la ruina ambiental

Artículo tomado del Blog de Acción Antiespecista El Salvador 

A lo lago de la historia, el paso de la especie humana por éste planeta ha dejado grandes secuelas y alteraciones en los diversos ecosistemas gracias a la devastadora manía de creerse superior a las demás formas de vida existentes, la imparable ambición por apropiarse de cada cosa que considere valiosa y de su terrible afán por acumular capital sin importarle nada ni nadie.

Esto ha causado grandes daños a la naturaleza, desde extinción de especies animales y vegetales, hasta daños irreversibles a nuestro único hogar habitable (hasta el momento) como la contaminación en la Tierra.

Al hablar de la contaminación del medio ambiente, la gran mayoría se crea una imagen mental de un río lleno de basura y desechos tóxicos que las fábricas locales arrojan a su caudal. O tal vez, hasta se podría pensar en una persona botando basura en una zona forestal.

Si bien, lo mencionado anteriormente genera un cierto nivel de polución y son prácticas que se deben erradicar, no son los principales causantes y, de hecho, son diminutas comparadas con los emisores más grandes de contaminación a nivel mundial proveniente de las grandes industrias que provocan un impacto destructivo en el planeta.

Entre las industrias más contaminantes en el Mundo, tenemos entre las más destacadas: la industria del petróleo, la confección de textiles, la minería, la industria química y la industria cárnica.
Aunque no se nos informe como debería (ya que, el hacerlo pone en riesgo ciertos intereses económicos), la industria de la carne es un problema mayor, además de ser una herramienta económica que desde siempre ha sustentado un negocio millonario gracias a la explotación de animales como vacas, cerdas, terneros, pollos, gallinas, etc.

Al tratar sobre la explotación animal no humana, no sólo nos estamos ocupando de un tema de carácter ético y de justicia hacia las demás especies que son tratadas de una manera repudiable y asesinadas cruelmente, sino, también de un gran problema medioambiental que afecta de lleno al planeta.

La industria cárnica, además de provocar sufrimiento en animales, es la responsable de aportar índices elevados de contaminación en el aire, la tierra y el agua. Esto, aunado a la destrucción de los ecosistemas y la alteración genética de granos que son utilizados para la alimentación de las víctimas de tal negocio.

“…El sector ganadero genera más gases de efecto invernadero: un 18% más de CO2 que el sector del transporte.”¹, asegura un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Para producir en grandes cantidades, las granjas utilizan enormes bodegas que generan una cantidad bastante considerable de gases de diversos tipos, gracias a las heces y segregaciones de las animales.

Las vacas, cerdas y pollos son hacinadas y confinados de por vida, haciéndoles engordar y sin espacio para caminar antes de llevarles al matadero para la producción masiva de carne y también para la producción masiva de leche y huevos.

Las granjas de cría intensiva concentran normalmente a cientos de miles de animales en una sola área, y una explotación a gran escala puede generar tantos excrementos como los que produciría una ciudad pequeña.
En investigaciones científicas se ha encontrado que esta práctica conlleva “un grado inaceptable de riesgo para la salud pública y hace daño al ambiente…”³

Los gases producidos por las granjas contribuyen a la contaminación atmosférica que maximiza el calentamiento global. Esto, produce un aumento en la temperatura del agua de los océanos.

Dicho aumento “originará probablemente la extinción de algunas especies de peces, un cambio en los rangos de hábitat de otras”².

“Los rebaños provocan al mismo tiempo daños en el suelo a gran escala, con cerca del 20 por ciento de los pastizales degradados a causa del sobrepastoreo, la compactación y la erosión.”¹

La contaminación de los ríos y el consumo excesivo del agua es otro de los problemas causados por la industria cárnica, puesto que, la mayoría de desechos son vertidos o conducidos hasta los caudales de los ríos más próximos y grandes cantidades de agua potable son utilizan para la producción.

Para alimentar a los miles de millones de animales de las granjas es necesario cultivar millones de toneladas de maíz y soja que consume miles de litros de agua. Sin mencionar la utilizada para el lavado y consumo de l@s animales.

En marzo del año 2003 la ONU publicó el informe mundial anual sobre el desarollo de los recursos hídricos. En el cual se indica que el riego consume actualmente el 70% del insumo total de agua y se indica la cantidad de agua necesaria para producir los principales alimentos. Se necesitan 15000 litros de agua para producir 1 kg de carne de bovino y 1000 litros de agua para producir 1 Kg de legumbres que complementadas con cereales tienen todos los aminoácidos necesarios para que el cuerpo humano construya su propias proteínas.

Todo lo anterior son sólo algunos ejemplos de las principales áreas de contaminación por parte de la granjas, dejando en evidencia que la producción de carne es muchas veces más costosa y contaminante que la producción de legumbres. Y que, la contaminación generada por la industria cárnica es un problema ambiental serio que se debe combatir. Sin embargo, poco o nada se hace, hasta el momento, para lograr abolir dicha práctica a nivel mundial y mucho menos en nuestro país.

¿Qué se hace en El Salvador contra la industria de la carne?

A nivel local, es vergonzoso saber que las únicas medidas que se toman en las granjas son por parte del Ministerio del Medio Ambiente (MARN), las cuales consisten en hacer una inspección a las empresas que tengan denuncias de contaminación o insalubridad.

“El MARN dictó 13 medidas preventivas a efecto de que se mejoren las condiciones de la granja y que sea un lugar seguro y ambientalmente adecuado. La empresa se encuentra en proceso de cumplimiento desde diciembre de 2015 y se espera que en los próximos meses finalice con la implementación de todas las medidas.”[4]

Con ésto, se consigue que, simplemente se dicten ciertas normas a seguir para continuar con la producción sin importar las consecuencias medio ambientales graves ni el sufrimiento de las seres vivas que son víctimas en ésto. Continuando, de esta manera, con un ciclo interminable de contaminación y explotación animal.

¿Qué podemos hacer?

En vista que los gobernantes, respetando intereses políticos que satisfacen los intereses económicos, jamás tomarán un papel protagónico para detenerlo, nosotras habiéndo tomado consciencia podemos hacer algo para frenar los daños que causa la producción de animales como comida al medio ambiente: encaminarnos hacia el veganismo, comprometerse con la promoción y práctica del veganismo como sinónimo de justicia para l@s animales, las personas y el medio ambiente. Y sobre todo, realizar acciones puntuales que esten a nuestro alcance para frenar la explotación animal y de la Tierra.

¡POR LA LUCHA JUSTA POR TODA LIBERACIÓN!
¡CONTRA LA EXPLOTACIÓN ANIMAL Y DE LA TIERRA, AHORA Y SIEMPRE!

Fuentes:

1- http://www.fao.org/newsroom/es/news/2006/1000448/index.html
2- http://www.fao.org/3/a-i6030s.pdf
3- http://www.foodispower.org/es/contaminacion-agua-aire/
4-http://www.marn.gob.sv/marn-verifica-cumplimiento-de-medidas-preventivas-en-granja-porcina-en-ilobasco/

 

Comment here